¿Qué es la educación? Otra manera de decirlo...

Según Antoine de Saint-Exupéry "el amor es lo único que crece cuando se reparte". Pero eso no es del todo cierto, ya que la educación también crece cuando se reparte y se comparte. Pero no hay que sacar conclusiones precipitadas, no es que el autor de El Principito esté equivocado sino que la educación y el amor tienen mucho que ver lo uno con lo otro: educar siempre es un acto de amor, de generosidad.

La educación se parece más a una sonrisa y a una caricia, que a un grito y a un cachete; que se parece más a un abrazo y a una mirada, que a un desdén; que se parece más a un diálogo, que a un monólogo; que se parece más a compartir que a competir, que se parece más a comprender que a memorizar.

Puede resultar paradójico, pero la educación está más relacionada con enseñar a hacer preguntas que con enseñar a recitar respuestas; está más relacionada con dar respuestas creativas a situaciones conocidas o nuevas que con aplicar recetas estándar a situaciones estándar.

Nunca puede alcanzarse del todo, que la educación se persigue toda la vida, que siempre hay algo nuevo que aprender y algo nuevo que enseñar, porque siempre hay algo que cambia o se transforma. La vida entera es educación.

Algunos dicen que la educación en un arma cargada de futuro, un arma para cambiar el mundo. Debe de ser cierto porque las armas sirven para atacar y para defenderse, y la educación ataca a la ignorancia, al engaño, a la pobreza... y nos defiende de la explotación, de la manipulación, del abuso...

Últimamente hay muchos que pretenden definir la educación solo a base de estadísticas y rankings de excelencia, pero eso es imposible. Eso solo muestra una pequeña parte, la educación también tiene que ver con los sentimientos, con las emociones, con la formación del carácter, con el espíritu crítico, con la iniciativa y la autonomía y eso no se refleja en los fríos datos y gráficos estadísticos.

Entonces, ¿qué es la educación?...  la respuesta puede parecerse mucho a lo que se ha dicho.


Publicado por Salvador Rodríguez Ojaos
(http://salvarojeducacion.blogspot.com.es)