Tejedores de tela

Recientemente me he encontrado con una gran reflexión del pedagogo Ovide Decroly: "¿No es una tontería querer favorecer la evolución de las facultades del niño condenándolo a la inmovilidad y al silencio durante las mejores horas del día y durante los años más espléndidos de su vida?".

Pensemos... Normalmente en las aulas nos encontramos niños que solo pueden hablar cuando nos interesa y de lo que nos interesa. La educación nunca debería estar alejada de la vida y regida por relaciones autoritarias que buscan la sumisión y que acostumbran a nuestros alumnos a esperar siempre indicaciones o propuestas ajenas para pasar a la acción.

Los niños necesitan maestros tejedores que sepan que sus alumnos son capaces de mucho más de lo que tenemos previsto para ellos. Tejedores que tejan las palabras necesarias para alejarnos cada vez más de un modelo educativo que proviene de la época de la Ilustración y que fomenta y valora que el alumno repita y reproduzca. Tejedores que no solo piensen en preparar para el futuro, porque el futuro está en el presente, en atender sus necesidades e intereses aquí y ahora. 


Publicado por Manuel Velasco

(http://www.elblogdemanuvelasco.com/)